Sé que puedo Ser sin ti.

Yo sé que hay mucho por vivir. 
Sé que las posibilidades son infinitas de ser Tú y Yo


También sé que hay millones de no serlo. 

Sé que antes de conocerte yo estaba bien.
Nunca iba a imaginar que la vida podía ser tan llena de ella misma. 
No sabía que encontrarme contigo era un ‘no hay vuelta atrás’ a ser menos Yo. 
Después de ti, me siento completa.
Siendo tú completa.
Siendo yo completa. 

Yo no creo en las mitades.
Creo en lo entero,
en lo eterno.
De ser Tú,
de ser yo,
de ser Nosotros.
De vivir todas esas posibilidades que no serían sin ti.

Sé que puedo ser sin ti.
Sé que puedes ser sin mi.
Pero sin Tú
ni Yo
no habría Nosotros.
No habría vivir a través de
Los Cuatro Ojos,
Los dos Corazones,
Las dos Voces
y los Millones de besos 
que faltan por convertirse en versos.

Sé tantas cosas
y otras tantas no las sé.

Sé que eres 
mi mejor recuerdo,
mi especial momento,
mi plan favorito. 

Te amo por ser (nosotros). 

Es necesario recalcar que ésta foto no fue posada.

Es necesario recalcar que ésta foto no fue posada.

Foto-Sin-Tésis

CF43384C-4E89-4532-88F6-892F37767A96.JPG

¿Será verdad que desde la ventana de un motel todo luce más pasajero?

¿Será que en mi propio techo evito los pájaros que nos recuerdan que a todos nos dieron alas para volar, a nosotros los humanos en forma de pies porque la tierra sin plantas no es vida?

¿Será que confundo las plantas de los pies con aquellas producto de la fotosíntesis?

Aquí yo con preguntas,

sin fotos,

sin tésis,

ni síntesis.


—————— F.




El Sabio y el David

Un miércoles cuando me fui de hiking y en la punta había un árbol, el de “la sabiduría” (wisdom tree). Iba concentrada en llegar hasta el árbol de la sabiduría. “Seguramente ahí encuentro la mía y ya chingué”, me dije entre jugando y no.

en fin, llegamos a la punta y ahí estaba el Árbol. No fue un encuentro como el que tuve con el David de Miguel Ángel en Florencia. Fue distinto. El David era alto. El Árbol vivía alto. El David es de mármol. El Sabio un árbol. El David era fuerte, con huevos y pene. El Árbol era viejo, sabio y sin pena. El David me invitó a contemplarlo hacia arriba. El Árbol me invitó a treparlo hasta arriba. MIERDA! voltee para abajo. Me faltaba tener los huevos del David.

El Sabio me recordó que abajo es de donde vengo, que arriba es hacia donde voy; que es más sencillo recordar el camino recorrido que el que no se ha recorrido.

Cada paso hacia arriba que daba, sentía la fuerza del sabio, su gentileza, su incondicional enseñanza.

Ahí estaba yo en la punta del Sabio, fuerte y alto.

—————— F.

El Sabio de noche tomada por The Outband Collective

El Sabio de noche tomada por The Outband Collective

hembra - fémina - dama - señora - muchacha - chica - SER HUMANO

#girlschool - Los Angeles, C.A.

#girlschool - Los Angeles, C.A.

Para algunos es un día de desbordar orgullo; para otros es mercadotecnia o un pretexto que las “latosas” feministas echen en cara la tan peleada equidad; otros, lo viven en furia por ser una celebración retrograda y con poca dignidad.

Para el resto, es un día más.

Para mí es momento de felicidad, conmemoración, reconocimiento. Es un día de recordar que los logros se cumplen con más de solamente unas cuantas cabezas.

Agradecer al hombre, a los valientes, por unirse y formar un equipo triunfal.

Es un día de gozar a la madre tierra, la matriz, la creación. Celebrar la energía en unión del yang; que sin negro no hay blanco, sin no hay Yo ni Nos. No hay hermanos ni caminos por recorrer.

Recordar que todavía hay mujeres con miedo, temor y limitaciones. Es un día para compartir el día de Hoy. Aquí y ahora.

Aplaudir a esa mujer lo lejos que ha llegado a regañadientes, con fuerzas y ganas sobrantes de alzar la voz, gritar con gracia y delicadez que la vista desde la cima merece totalmente la pena.

Tip para los renuentes: acuérdense de que están aquí gracias a quien los parió, una mujer.

—————— F.

 

efecto invERDADERO

Cannon Beach, OR

Cannon Beach, OR

No me parece disparatado el clima como un tema de conversación. Tampoco un pretexto por la falta de la misma.

El clima para la mayoría es la más sincera plática, una crisis compartida. No te burles del clima ni te quejes de él. El clima es tan cambiante como tus decisiones de un día no tomar con popote y al otro beber agua de una botella de plástico. La ciencia sin consciencia, sin sentido.

Las preocupaciones cotidianas nos limitan a ocuparnos del piso en el que vivimos (no precisamente el de tu casa o apartamento)

Ya no es simplemente una verdad, es un hecho compartido en esta realidad que, aunque intentemos, no podemos ocultarla; mucho menos ocultarnos de ella.

 Propongo seguir hablando del clima, esta vez como aliados y abiertos a aceptar que las consecuencias son producto de nuestras fáciles y cómodas decisiones. 

—————— F.